Historia

Almacenes Ladislao es una empresa familiar de Asturias que nació en 1974 como una distribuidora de pienso exclusivamente. En 1997 Alberto García Peláez se hace cargo de la empresa e inicia el camino hacia la profesionalización y la especialización.

La reconversión de sector vacuno lechero y las crisis del serctor marcaron los inicios de ese camino. Aun así, este empresario supo estar cerca del ganadero, ofreciéndole servicios básicos pero tambien generando valor añadido a su actividad mediante el asesoramiento en las cuestiones que día a día le planteaban sus clientes.

Esta filosofía es la que le ha permitido pasar de un consumo de 100 toneladas al mes de pienso compuesto Biona a las 520 toneladas que vendió en noviembre pasado. La empresa se ha convertido en un referente de la comarca y de toda Asturias.

Almacenes Ladislao está especializada en el vacuno de leche y carne aunque también cuentan con una oferta de productos para animales de compañía. Además de la comercialización que el ganadero necesita, Alberto García Peláez acaba de abrir una nueva línea de negocio a través de una nueva empresa: Servicios Agrarios y Forestales La Espina.

Con esta iniciativa, presta servicios de siembra y recolección de maiz forrajero, forrajes y desbroces. Por otro lado, también está capacitado para asesorar con personal especializado en caso de sustituciones en las ganaderías.

Cambios en el sector

El principal cambio que se ha producido radica en que el ganadero ya no demanda un solo pienso para alimentar su ganado sino que quiere más servicios complementarios y más servicios complementarios y más especializados como por ejemplo, analíticas de forrajes.

En este sentido, Alberto García apuesta por una distribución más ágil, que sea capaz de evolucionar más rápido que el sector. Se trata de adelantarse, en lo posible para ofrecer a los ganaderos aquellos avances y novedades que el sector vaya a demandar.

De este modo, el distribuidor tiene que dejar de ser un mero expendedor de productos y convertirse en asesor de sus clientes. La idea que subyace en este razonamiento es que sólo siendo competitivos y trasladando esa competitividad a los ganaderos el futuro de ambos sectores estará garantizado. El ejemplo más claro está en los costes de producción, Alberto considera que los distribuidores deben contribuir a rebajar los costes de producciión del ganadero manteniendo el bienestar de sus animales.

En definitiva, la estrategia de crecimiento pasa por la profesionalización y especialización del distribuidor que trate con el ganadero, sabiendo en todo momento qué es lo que necesita y cómo satisfacer esa necesidad.

El reto de la distribucción

La especialización es inseparable de la profesionalización y eso lo representa en buena medida Almacenes Ladislao que teniendo un alto grado de conocimiento de las últimas tendencias del sector, sabe transmitirlas a sus clientes.

La distribución de la alimentación animal camina hacia la profesionalización total, tanto de los medios materiales como de los humanos, por eso, en su empresa Alberto García promueve la filosofía de que no son sólo expendedores de producto sino que también son asesores de sus clientes.

Este es el principal reto que aguarda a la distribución aunque a corto plazo, el reto mas inmediato es la PAC y la reestructuración quq va a suponer para el sector ganadero. La distribución tiene una nueva oportunidad de trabajar codo con codo con sus clientes.

Y cuando se dé esa tesitura, los ganaderos de Asturias dispondrán de una empresa en la que confiar. En la actualidad Almacenes Ladislaocuenta con un equipo humano muy valioso de 11 empleados, dos tiendas situadas en La Espina y Salas y una plataforma logística que le permite ser competitivo. Tiene 3 naves en las que almacena forrajes, piensos y cereales y posee una flota de vehículos compuesta por furgonetas y cinco camiones dotados con carretilla de repartos, basculantes, y plumas para el reparto de bigbags.